6 Consejos para vivir de manera sostenible en casas prefabricadas

En estos días todos queremos ser ecológicos. Ya no es una tendencia seguida solo por los amantes de los árboles y los hippies: es un movimiento sostenible de pleno derecho con directores ejecutivos y líderes mundiales cantando sus himnos.

Vivir un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente y con conciencia ecológica no solamente es bueno para el planeta; también es bueno para tus finanzas. Cuando usas menos energía, por ejemplo, también gastas menos en tus facturas de energía, tiene sentido, ¿verdad?

Hay una serie de razones además del viejo ecologismo para volverse ecológico. Sin embargo, cada persona necesita encontrar formas de adaptar su estilo de vida particular para ser más ecológico, usar menos energía y generar menos desechos. Hay varias maneras de lograr estos objetivos, sin importar dónde viva o qué haga. Disfruta de estos consejos para vivir de manera sostenible en casas prefabricadas.

Consejos para vivir de manera sostenible

Limpia tu hogar de manera sostenible

Es hora de hacer una limpieza de primavera. Antes de hacer cualquier otra cosa, necesitas realmente limpiar la casa. Haz cinco montones: guardar, almacenar, donar, reciclar, tirar basura. Revisa todo lo que tienes y colócalo en una de estas categorías.

Vaciar tu apartamento de tus pertenencias lo hará más limpio, mantendrá el aire más fresco e incluso hará que tu vida sea menos estresante. Dona todo lo que no quieras, pero que alguien más pueda utilizar. Recicla cosas como aparatos electrónicos rotos o viejos.

Usa solo productos de limpieza sostenible

Mientras limpias, asegúrate de emplear exclusivamente productos de limpieza ecológicos y sostenibles. Evita cosas como el blanqueador químico pesado y, en su lugar, usa productos más naturales.

Consigue contenedores de basura y de reciclaje apilables

Parte del problema con el reciclaje es que ocupa mucho espacio. Si no tiene espacio de sobra, encontrar espacio para mantener contenedores de reciclaje separados puede ser un desafío. Los contenedores de basura y reciclaje apilables están de moda en este momento entre las multitudes ambientalistas. ¡Ahorran espacio y el medio ambiente al mismo tiempo!

Agrega un poco de vida vegetal

Ahora que te ha deshecho de todas tus pertenencias en exceso, comienza a agregar un poco de decoración nueva. Las plantas son lo perfecto para poner en tu apartamento. Especialmente en espacios pequeños, una planta colgante puede hacer maravillas en una habitación.

Las plantas también se pueden colocar en espacios que de otro modo no se pueden usar. Agregan oxígeno fresco al aire y eliminan el dióxido de carbono tóxico. ¡Literalmente le dan vida fresca a tu apartamento!

energías renovables casas prefabricadas

Pinta con productos sostenibles

Es posible que te sorprenda como cambiar el color de tu pared realmente puede abrir un espacio. El color adecuado puede transformar una habitación e incluso hacer que se sienta más espaciosa. Pero si vas a volver a pintar una pared o dos, debes asegurarte de que estás utilizando productos de pintura ecológica.

Las pinturas convencionales están llenas de químicos tóxicos que son peligrosos tanto para el medio ambiente como para las personas que viven con él. Hay muchas marcas y colores excelentes que no dañan el medio ambiente, por lo que no sacrificarás la calidad ni la selección.

Cocina tus propias comidas en lugar de comer comida para llevar

Cuando vives en un espacio pequeño, puede ser fácil caer en el hábito de pedir comida para llevar. Las cocinas pequeñas son un desafío para cocinar y especialmente difíciles si está tratando de experimentar. Pero es posible que descubras que es más intimidante de lo que debería ser.

¡Una vez que te acostumbres a cocinar en un espacio pequeño, dejarás de tenerle miedo! Cocinar es más ecológico que comer comida para llevar por varias razones. Reduce todo el desperdicio que genera cuando pide comida para llevar: ¡todas esas bolsas, recipientes y utensilios desechables se suman! Cocinar para uno mismo también te permite elegir mejores ingredientes, ahorrar dinero y comer más sano que si comiera en un restaurante.